Tiempo de lectura: 4 minutos

Por Marcelo Cafferata

TODO EL AÑO ES NAVIDAD

Jueves 26/06 – 20 horas – Centro Cultural General San Martín

Frenkel sale en busca de aquellos Santa Claus que conviven en nuestra ciudad y, que durante todo el mes de Diciembre, pueblan los shoppings, los desfiles, los sorteos y los eventos comerciales donde se hacen presentes. Mediante un esquema de entrevistas y fragmentos de sus historias personales, iremos conociendo más sobre sus vidas, sus familias, sus ocupaciones, de qué trabajan durante el resto del año, sus sueños, sus anhelos: Frenkel los humaniza y  hace que de un mundo de ilusión, pasen a tener vida propia, más allá del disfraz.

Tienen en común los elementos típicos de la figura icónica navideña (barba blanca, el traje rojo, la panza, la bolsa llena de regalos) pero se diferencian, y he ahí quizás el rasgo más interesante, por sus historias de vida tan heterogéneas.  Desde los  más emparentados con el mundo de la publicidad, hasta el que vende en las ferias artesanales los Papá Noel de cerámica de todo tipo, pasando por el que es plomero y devino en masajista, cada uno de ellos tendrá una particularidad que le permita ser singular.

Frenkel logra, una vez más, marcar la diferencia respecto de cualquier otro documentalista. Encuentra, tal como es su estilo, una propuesta completamente novedosa y a través de su particular sentido del humor, logra atravesarla con una mirada que jamás queda exenta de esa ironía que lo caracteriza  a la que suma, en esa oportunidad, una profunda melancolía. Les brinda a sus protagonistas, aquellos quince minutos de fama de los que hablaba Andy Warhol –o un poco más todavía- y a cambio, logra encontrar en cada uno de ellos, una total entrega con la que se enriquece el documental, que nos presenta el lado “b”, un detrás de la escena navideña.

LOS VISIONADORES

Sábado 22/06 – 20 horas – Centro Cultural General San Martín

El  humor mordaz, la creatividad y el riesgo, ya es una marca de autor que se potencia en este caso con una capacidad de juego con las imágenes que, en esta oportunidad, entablan un desopilante diálogo con las palabras que aparecen en el texto narrado en off por Damián Dreizik. Los dos protagonistas (a cargo de Federico Rotstein y Santiago Calori) descubren el sector de cine nacional en una cadena de videoclubes, desatándose una adicción por los VHS sin retorno. Con un tono de comedia completamente disparatada, Frenkel rinde un sentido homenaje a esa época  de explosión de los videoclubes y furor del VHS –las presentaciones de cada uno de los sellos y las distribuidoras parecen hoy algo ya de cine de colección-, y (re)construye una nueva forma de narrativa documental, recorrida por algunos de nombres más emblemáticos: el cine de Carreras, los policiales de Ranni y las realizaciones que se caracterizaban por ir “directo a video” en donde aparecían las producciones más bizarras y  el cine clase “B”, ideales para el consumo casero.

Con un meticuloso trabajo de edición que genera este juego de intertexto entre las imágenes y el relato en off que parafrasea a los títulos de muchas de estas películas y a las frases icónicas del cine nacional, “LOS VISIONADORES” es una fiesta cinéfila que a través del humor y el juego, atraviesa varias décadas de cine nacional..

Frenkel demuestra un profundo conocimiento del material sobre el que trabaja para lograr una obsesiva y laboriosa selección de cada título, de cada escena, esa imagen que parece justamente dialogar con la siguiente y de esta manera, tener nuestro propio festival con Rodolfo Ranni en el centro, como figura indiscutible.

EL METODO LIVINGSTON

Domingo 30/6 – 16 horas – Centro Cultural General San Martín

Dirigida por Sofía Mora y en este caso Frenkel actuando como productor, este trabajo documental no se basa en la vida de UN arquitecto, sino de EL Arquitecto, nada menos que de Roberto Livingston. “EL METODO LIVINGSTON” aborda entre tantos otros espacios, el de su rol profesional como arquitecto que ha ejercido ininterrumpidamente y es la columna vertebral de la historia. Pero a medida que el documental avanza, irá emergiendo la figura de un hombre que desafía al sistema y porque no, a sí mismo.

Ha sido uno de los profesionales más innovadores y con planteos más disruptivos dentro del mundo de la arquitectura, pero no se ha limitado solamente a este campo sino que es un prolífico escritor y en este documental también se muestran sus participaciones televisivas y hasta una de sus “instalaciones” –como la anécdota jugosísima cuando se hace pasar por mendigo-.y el documental se nutre de su espíritu incansable y parece no agotarse y apostar permanentemente a más.

El retrato se va estructurando a partir de la naturalidad con la que se van abordando los diferentes temas, lo muestra de cuerpo entero, real, sincero, al natural, con sus pensamientos cotidianos y con un sentido del humor exquisito, con una filosofía de vida envidiable y es así, como el documental se ve con una sonrisa permanente y una profunda admiración por su audacia, su desinhibición y su absoluta franqueza.

Y se nota la mirada de Frenkel, cuando Sofía Mora subraya aquellos momentos en donde la ácida mirada del paso del tiempo, de la sabiduría cotidiana y del envejecer, en donde la película encuentra su mayor potencia y aprovechan de esas verdades espontáneas al máximo. Imposible no terminar rendido al encanto de este bon vivant, de esta mente brillante que es Livingston, con un documental pequeño y hermoso.

Compartir en: