Tiempo de lectura: < 1 minuto

El talento de la realizadora Marilina Gimenez es innegable. Y en esta oportunidad, a partir de un pedido particular, se propone construir un apasionante diario amoroso en primera persona que repasa, además, parte de la historia política, social y cultural de Argentina.

Diario de confesiones íntimas y oficiales, es el registro, a partir de la resemantización de imágenes de archivo, de un estado de la vida íntima de una mujer que debía, en soledad, contener su identidad sexual.

Sus reflexiones, lúdicas, en juego, floreadas de palabras y adjetivos, van avanzando a la par que la sucesión de imágenes, en un archivo audiovisual que no hace otra cosa que demostrar el avance en conquistas de géneros y el retroceso de muchas otras cuestiones que hacen al ser público y social.

Xuxa, Gianella Neyra, Romina Gaetani, publicidades de productos a precios irrisorios, aparecen e ilustran las palabras, como así también canciones reversionadas como Puerto Pollensa, que en su voz, se resignifica.

Diario de confesiones íntimas y oficiales es un viaje al pasado, pero también al futuro, a lo posible de imaginar una sociedad en convivencia en donde cada uno pueda amar de la manera que desea sin la mirada prejuiciosa del otro. Un ejercicio potente y una manera de entender al cine con inteligencia y oficio.

Compartir en: