Tiempo de lectura: < 1 minuto

Por Marcelo Cafferata

Oscar Isaac (participante del elenco de “Star Wars”, “El año más violento” “Como la vida misma”) es Richard, un trabajador del sistema carcelario que recibe el ascenso tan ansiado dentro del Departamento de Recursos Humanos de la cárcel: será transferido a la sala de correos y su función será la de intervenir toda la correspondencia entrante y saliente de cada uno de los reclusos evitando que se filtre cualquier dato del exterior.

El trabajo de Elvira Lind (pareja de Isaac en la vida real) rescata el poder de las cartas como modo de comunicación y como puente para entrar en las vidas privadas, y modificarlas. Un trabajo absolutamente rutinario y repetitivo como el de leer la correspondencia, termina involuntariamente transformando a Richard, nuestro protagonista, no sólo pudiendo conectar con los presos desde otro lugar sino modificando sus propios valores y su punto de vista –inclusive, con temas tan delicados como la pena de muerte-.

La mayor virtud de “LA HABITACIÓN DE CORREO” es poder encontrar poesía dentro de un ambiente tan lleno de dolor, abandono familiar y desolación.

Compartir en: