Tiempo de lectura: 4 minutos

Por Marcelo Cafferata

El director J. Blakeson, después de trabajos desiguales que no han tenido demasiado impacto en la cartelera argentina, sorprende con esta propuesta disponible en Netflix: “DESCUIDA, YO TE CUIDO”, y que tuvo su estreno internacional en el Festival Internacional de Cine de Toronto.

Con guion del propio Blakeson, uno de los puntos más salientes del film es la inteligente construcción donde se conjugan en una misma trama, humor negro, pasos de comedia, intriga y suspenso para mantener atrapado y entretenido al espectador en sus casi dos horas de duración, aun cuando el contrato tácito que nos propone la película es que no pidamos aferrarnos a verosímiles sino directamente dejarnos llevar por el vertiginoso ritmo de la historia, sin pensar cada movimiento demasiado racionalmente.

La historia está centrada en el personaje de Rosamund Pike (Marla Grayson) una tutora legal que queda, por orden del Juez, al cuidado de personas de la tercera edad. Profunda conocedora de las reglas, los vericuetos legales y los ardides del oficio, elegirá justamente tutelar aquellos mayores que tengan un importante patrimonio, para poder manipularlo a su satisfacción, e inclusive, aun  cuando no le sean asignados casos interesantes, no tendrá el menor reparo para fabricar un caso que sea jugoso y luchará para llevarlo adelante para seguir engrosando su catálogo de víctimas, para cumplir el sueño de ser millonaria.

No está sola en esta empresa sino que ha sabido montar todo sistema en forma conjunta con un grupo de doctores corruptos alteran certificados y órdenes de internación y medican en exceso a los pacientes, en completa connivencia con los geriátricos en los cuales estos ancianos son internados. Una vez encerrados en el asilo, ella será ama y señora del patrimonio ajeno y dispondrá todo para su propio beneficio.

Pero las cosas comienzan a complicarse –y mucho- cuando elige como próxima víctima a Jennifer Petersen (Dianne Wiest), una mujer muy adinerada que aparentemente se encuentra sola y sin familia. Nada es lo que parece y tratar de sacarle el patrimonio a Jennifer comienza a generarle importantes problemas: entre otros, comenzar a ser perseguida por un grupo mafioso comandado por Roman Lunyov (Peter Dinklage),  que moverá todos los hilos para recuperar el vínculo familiar con Jennifer y la vida de Marla comenzará a correr peligro de muerte.

DESCUIDA, YO TE CUIDO” tiene la particularidad de pasar de la comedia a la acción, del thriller a la aventura mafiosa en una misma escena, gracias a un  ritmo impresionante que no decae durante toda la película, dejando perfectamente aclarado que la trama no resiste ningún verosímil, pero el entretenimiento está muy bien construido.

A esto podemos sumar que el guion de Blakeson se da tiempo para plantear ciertos dilemas morales dentro del accionar y de la estructura de los personajes, quienes parecen no tener ningún tipo de freno bajo el leit motiv de “el fin justifica los medios” incluso en aquellos casos en los que el fin sea completamente oscuro y de una ética dudosa.

El personaje de Marla despliega cinismo extremo, sobre todo en la forma en que se conduce para quitarles impiadosamente todas las pertenencias a ancianos indefensos, arrojándolos a un geriátrico para que los sobre mediquen y no tomen conciencia de lo que está sucediendo hasta que pasen a mejor vida. Fría y calculadora, Marla se define a sí misma como “despiadada y determinada”  razón por la cual las amenazas del mafioso ruso no harán más que potenciar todo su costado oscuro para entablar una lucha cuerpo a cuerpo entre estas dos potencias, que usan el mal como principal herramienta y donde no existe ningún tipo de límite ni barrera ética que los limite.

Rosemund Pike se mueve como pez en el agua en un papel que le permite nuevamente un gran lucimiento y que le valió una nominación a los Globos de Oro. La actriz que brilló en un papel similar, con toda la negrura de su personaje en “Perdida”, pero que se maneja cómodamente también dentro del terreno de la comedia como “Nuestro último verano en Escocia” o las participaciones en series televisivas como narradora (“The Windsors” “Moominvalley” o “La próxima gran aventura de Archibald”), le saca provecho a todas las aristas de su personaje, destilando cinismo, locura y voracidad. Compone a una Marla monstruosa, una villana con todos los ingredientes que se le piden a esos personajes tan desagradables como magnéticos y logra momentos de alto impacto con su escalada inmoral para apoderarse de patrimonios ajenos.

Pero además “DESCUIDA, YO TE CUIDO” cuenta con las excelentes actuaciones de Dianne Wiest (gran colaboradora en las películas de Woody Allen, a quien recientemente vimos en “La mula” de Clint Eastwood) en el rol de Jennifer –con un par de escenas en donde a través de silencios y miradas tiene un contrapunto exquisito con Marla/Pike- y de Peter Dinklage, a quienes muchos recordarán por “Game of Thrones” pero que todos recuerdan como el protagonista de la inolvidable “Muerte en un funeral” quien construye un mafioso cercano a la caricatura pero que logra un alto impacto en cada una de las escenas en las que interviene.

Chantajes, asesinatos, locura, paranoia, ambición desmedida y muchos millones de dólares en juego, son algunos de los elementos que combina este nuevo estreno en donde Blakeson nos propone una mirada impiadosa sobre los límites morales y  la ética –o la falta de ellos- y logra, a través de esta fábula moderna,  una villana memorable aun cuando sobre la recta final, la historia tome decisiones más apegadas a lo políticamente correcto que al ritmo hilarante y despiadado y amoral que propone. 

POR QUE SI:

» Pasa de la comedia a la acción, del thriller a la aventura mafiosa en una misma escena, gracias a un  ritmo impresionante que no decae durante toda la película»

Compartir en: