Tiempo de lectura: 4 minutos

Por Marcelo Cafferata.

En 2005 aparece en Francia una comedia que, luego, dará la vuelta al mundo y será un éxito en cada una de las capitales en donde se presente: “Toc Toc”; ya ha sido vista por más de 4 millones de espectadores en 30 países y detrás de ese enorme fenómeno teatral se esconde Laurent Baffie, su autor, un humorista francés de enorme suceso durante los años ’90 tanto en la televisión como en la radio.

El público argentino también ha podido conocer otro de sus famosos textos “Sin filtro” con Carola Reyna y Gabriel Goity. 

Baffie presenta su nuevo texto “LOS BONOBOS” y si bien parte de una idea ingeniosa, divertida y con mucho ritmo, la puesta de Alberto Negrín y el talento de todo el elenco, hace que se convierta en un impecable exponente de la comedia más disparatada con un timing preciso, ajustado y que hace que el público disfrute al máximo.

Pero… ¿de qué va la historia de “LOS BONOBOS”?

Tres amigos de toda la vida, hartos de tener que pagar por sexo y no conseguir citas como cualquier otro mortal, necesitan trazar un plan para poder encontrar la mujer de su vida. La particularidad es que Alex es ciego, Dani es sordo y Fran es mudo y de allí que el título juegue con los tres monos sabios.

De esta manera, Alex diseñará una estratégica idea para que, mientras uno de ellos mantenga una cita, los otros dos lo ayudarán de forma tal que la señorita en cuestión no pueda percibir sus limitaciones de ninguna manera. Baffie utiliza una mirada mordaz ya desde su título, emparentando a los tres solteros empedernidos, con una raza de monos que, según estudios científicos, cuentan con un fuerte dominio de las hembras en sus clanes, curiosas y múltiples coincidencias con la raza humana  y una imaginativa actividad sexual. 

“LOS BONOBOS” es un acierto en todos los sentidos.

El texto de Laurent Baffie tiene ritmo, chispa, es divertido y ya, de por sí, la propuesta teatral es atractiva, pero habrá que sumarle a esto, la adaptación que ha hecho Julián Quintanilla que permite sentir este texto como bien argentino, al sumarle múltiples referencias a nuestra cultura y logrando de esta manera, enriquecer aún más los momentos de comicidad.

La versión dirigida por Alberto Negrín (quien ha ganado el premio Konex de Platino al mejor escenógrafo de la última década y ha sido responsable de impactantes trabajos como “Cabaret” en Buenos Aires y varias capitales importantes del mundo “Sugar” “Sweet Charity” o “La Tempestad”, entre tantos otros), plantea una lujosa puesta en escena que va desde una imponente escenografía en donde el enorme escenario del Lola Membrives se transforma en tres departamentos diferentes para cada uno de los protagonistas más una sorpresa final, hasta un despliegue técnico de una precisión sorprendente –superando notablemente el montaje en México y la propia versión francesa-.  

Otro de los aciertos es la co-dirección junto a Negrín de Gabriel Chamé Buendía (imperdible su puesta de “Otelo” que sigue exitosamente en cartel después de más de seis temporadas) quien suma todo su expertise en la investigación teatral y el aporte que puede hacer desde el universo del clown y el burlesco a la comedia, logrando una gran plasticidad y una notable destreza física que, sumada a los gags propuestos por la obra, potencian estos momentos de humor, destacándose sobre todo en el desempeño de los tres protagonistas masculinos.

Indudablemente la producción supo conseguir el casting perfecto para “LOS BONOBOS”. Los seis protagonistas tienen la posibilidad de destacarse, con particulares momentos de lucimiento y con personajes que responden a ciertos esquemas y arquetipos, que cada uno de ellos explota al máximo.

Anita Gutiérrez, formada entre otros maestros en la escuela de Hugo Midón despliega el personaje más vulnerable de la obra, la que es más soñadora, con su proyecto de encontrar al hombre de su vida, casarse y tener muchos hijos y logra transmitir ese deseo en cada una de sus citas.

Después de sus trabajos en “Los Elegidos” (junto a Jorge Marrale) o los éxitos de “Bajo Terapia” y “Perfectos Desconocidos”, Manuela Pal,  vuelve a demostrar una gran veta como comediante para construir su personaje, chispeante y melancólico a la vez.

El trío femenino se completa con Lizy Tagliani: para quien nunca la haya visto sobre el escenario, se sorprenderá del carisma arrollador que despliega desde que aparece hasta que sale de escena, con una energía contagiosa que rápidamente envuelve a la platea. 

Lizy pone al servicio de su personaje (una agente de la policía federal emparentada con la brigada anti drogas), todo su buen humor, su calidad de capo cómica, un desparpajo único y esa capacidad de improvisación natural que hace estallar al público en una carcajada con cada una de sus ocurrencias.

Para encarnar a estos tres galanes en busca del amor, no se podrían haber elegido mejores comediantes que Campi, Gustavo “Peto” Menahem y Osqui Guzmán: todos ellos de probada trayectoria en la comedia y habiendo transitado cada uno, diferentes estilos de humor en sus trabajos, establecen una química perfecta en escena, aportando en cada caso, su sello personal y su marca particular.

Es casi imposible elegir cuál de ellos se destaca por sobre el resto, ya que han logrado tres trabajos de altísima calidad en una comedia en la que la precisión en el ritmo, en el texto y en el desempeño de los gags físicos es fundamental, donde una pequeña imperfección podría echar a perder el desarrollo de la obra.

Los tres demuestran una perfecta sincronización para una comedia de apariencia liviana, pero de ejecución muy compleja y tienen momentos de particular complicidad con la platea, haciendo que “LOS BONOBOS” no solamente sea una comedia divertida para pasar un buen rato en el teatro, sino que despliega un mecanismo de relojería perfecto gracias a la precisión y el talento de cada una de sus “piezas” que potencian al texto de Baffie, disfrutándolo con una sonrisa o una carcajada permanente.

“LOS BONOBOS”

★ ★ ★ ★ ★ ★ ★ ★ ✩  ✩

Miércoles y Jueves a las 20:30 hs, Viernes 21 hs, Sábados y Domingos a las 20:00 hs.

Teatro Lola Membrives  – Avda Corrientes 1280 – C.A.B.A.

Compartir en: