Tiempo de lectura: 5 minutos

Por Marcelo Cafferata

Continua con una variada programación hasta el 19 de Noviembre, la 7ª edición del Festival *ATERISCO que puede disfrutarse en forma online y gratuita, principalmente en la plataforma www.cont.ar (programación y sedes en https://festivalasterisco.com.ar/). Entre otras, la sección, “LA PIEL QUE HABITO” ofrece estos títulos.

CUCHILLO DE PALO

de Renate Costa

Competencia Latinoamericana Largos – Argentina

★ ★ ★ ★ ★ ★ ★ ★ ✩ ✩

El Festival *ASTERISCO nos permite ver este documental paraguayo de 2010 que tiene como valor adicional, una narrativa clara y valiente, inusual para la pantalla latinoamericana para la época en la que fue filmado.

Renate Costa apunta a la reconstrucción de un pasado cargado de secretos, todavía silenciados en el seno familiar, trabajo que presenta ciertas reminiscencias a otro excelente documental como “El silencio es un cuerpo que cae” de Agustina Comedi. Ambas indagan en la historia de una familia que oculta ciertos trazos de un pasado doloroso que lucha por salir a la luz: las vivencias de aquella época sirven no solamente para entender el pasado sino para reescribir el presente.   

En plena dictadura de Stroessner durante los años ‘80, Rodolfo Costa –tío de Renate- muere en extrañas circunstancias. Renate reconstituye sus huellas a través de documentación, materiales de archivo y de poderosos testimonios que confluyen en que, dada su orientación sexual, Rodolfo formaba parte de la reconocida “Lista de los 108”, una lista de homosexuales sobre los que la policía y el aparato represor del Estado, actuaba impunemente: una persecución moralista con la que se disfrazaba una verdadera “caza de personas”.

Renate nos ubica  con suma precisión en tiempo y espacio y logra recomponer no solamente algunos de los hechos más sobresalientes de la historia personal de su tío, sino que además su trabajo logra plasmar con exactitud, esa forma de sentir y de pensar propia de una época plagada de prejuicios –con ecos que aún hoy se siguen percibiendo en los diálogos con su padre-, con una feroz persecución / represión / tortura / muerte ejecutada por parte del propio Estado.

“CUCHILLO DE PALO” habla desde un espectro íntimo e individual para llegar a describir un fenómeno de señalamiento y de condena social en una época dura y oscura de la sociedad Paraguaya –que replica en otras tantas dictaduras de América Latina-, en la que hasta en el mismo seno familiar se rechazaba y se expulsaba todo aquello que fuese diferente,  sospechoso, prohibido.

El relato de Costa tiene como principal punta de lanza su honestidad, su verdad, con una construcción simple pero profunda, que le permite encontrar ese fondo amargo, con sus zonas más complejas, abandonando todos los lugares complacientes para mostrar una realidad que aún hoy sigue necesitando deconstruirse para sanar su historia familiar y, porque no, la de toda una época.

BAJO MI PIEL MORENA

de José Celestino Campusano

★ ★ ★ ★ ★ ★ ★ ✩ ✩ ✩

Si bien Campusano no quiere adjudicarse ninguna etiqueta, sin autodefinirse como autor, no podrá negar que su cine lleva su impronta, su barrio, su mirada social y sus propias reglas, construyendo un cine que intenta escapar de cualquier encasillamiento en determinados géneros o temáticas y que se dispone a contar historias allí en donde otros realizadores no pondrían jamás su cámara, con una silenciosamente militancia por los diferentes.

Del relato visceral y descarnado de un romance gay con desenlace trágico y violento (“Vil Romance”), pasa a una crítica a las pasiones burguesas y el mundo de las clases altas en “Placer y Martirio” o el difícil rol de un asistente de menores en Bariloche para “El Azote” en donde estaban presentes la corrupción institucional, la discriminación, la violencia de género y los abusos y  los excesos de todo tipo sumando a su reciente “Hombres de piel dura” donde retrata el despertar homosexual del protagonista en una cerrada sociedad pueblerina donde la misma doble moral condena tanto la diferencia de clases como la libertad de ciertas elecciones, mientras que silencian y encubren a un cura pedófilo.

En su último trabajo “BAJO MI PIEL MORENA”, Campusano elige como principal protagonista a Morena, una mujer trans que intenta hacerse respetar en la fábrica donde trabaja como operaria, abriéndose camino en un microcosmos dominado abiertamente por el poder machista. Durante el desarrollo de la historia central –y el vínculo con su madre que es un eje importante dentro del film-  se establecerá una fuerte relación con otras dos chicas trans (su amiga Claudia, que ingresa a un colegio secundario como profesora de Historia recientemente recibida y su prima Myriam que se vincula con policías ejerciendo la prostitución) desplegando tres realidades bien diferentes, en donde el común denominador es el rechazo, la desprotección y la violencia que viven los personajes en función a sus elecciones de vida.

Detrás del artificio ficcional al que nos tiene acostumbrados Campusano, hay un fuerte compromiso de generar un espacio de discusión sobre temas que están ausentes en el cine nacional y su instinto de denuncia tendiente a empoderar a aquellos que parece no tener voz ni espacio de ninguna otra manera, brindando una mirada absolutamente despojada de cualquier juzgamiento y rescatando los valores más nobles.

JOSE

de Li Cheng – Guatemala

★ ★ ★ ★ ★ ★ ✩ ✩ ✩ ✩

En una sociedad como la guatemalteca, con una alta tasa de homofobia, “JOSÉ” de Li Cheng, se constituye en un relato necesario, actual y valiente para mostrar una historia de amor homosexual dentro de una sociedad que todavía atrasa con cánones rígidos, propios de otra época. Adicionalmente, se nutre de la realidad social de la clase trabajadora, siendo el reflejo de lo que sucede tanto en Centroamérica como en gran parte de América Latina con un fuerte atravesamiento de componentes religiosos, el sistema político imperante y la falta de movilidad social.

Otro de los ejes sobre los que trabaja la película es el vínculo que José tiene con su madre –una mujer aferrada completamente a los cánones religiosos frente a una realidad que no acepta ni quiere ver-, mostrando una característica muy propia de las sociedades latinas en donde algunas elecciones personales, son impensadas si se plantean como una traición a la figura excluyente de una madre sobreprotectora y asfixiante.

El universo velado y escondido de citas clandestinas y eventuales, se ve resquebrajado ante la llegada de Luis, que pone en conflicto todo ese delicado equilibrio y plantea una necesidad interna de dar valor a los sentimientos, a la propia identidad y a la libertad de elección, no sólo en el plano amoroso o afectivo, sino también en la construcción de un deseo, un futuro y la necesidad de encontrar su propio espacio, incluso en lo laboral o procesional buscando nuevas oportunidades.

“JOSE” plantea una propuesta interesante escapando del estereotipo de la clase media blanca –reflejando además la situación económica de una clase sumamente vulnerable- que es la que parece dominar las historias del cine latinoamericano. Sin embargo, luce algo diluida por un guion con demasiadas imprecisiones, e inclusive algunas reiteraciones que no permiten que el relato fluya y avance más allá de un muy buen planteo inicial y las nobles intenciones.

De todos modos, Cheng logra construir un relato que pone el foco en José como representación de las múltiples historias de amor escondidas que permiten albergar una mirada esperanzadora, lejos de la discriminación y el señalamiento, con esperanzas, sueños y el encuentro con una nueva identidad.

Compartir en: